viernes, 1 de febrero de 2008

Antes del olvido



Hoy, unos minutos después de las siete de la tarde, falleció el antologador, ensayista, biógrafo, memorialista y político de larga y destacada trayectoria, ex diputado, ex senador de la República y miembro del Partido Comunista de Chile, Volodia Teitelboim Volosky. (1916 - 2008) Al final de su larga vida, después de regresar del exilio, escribió los tomos de una obra titulada "Antes del olvido" destacando más los sucesos históricos, políticos y sociales que su propia existencia. Los acontecimientos importantes de nuestro país, las actividades culturales, sus amigos escritores, anécdotas y vivencias hacen que nuestra memoria vaya despertando ante el recuento de los años vividos, las personas que conocimos o aquellas de quienes sólo escuchamos citar o hablar y sintamos otras vez las sensaciones que puede provocar un contemporáneo sencillo, amante de las cosas buenas, esforzado y amigable con todos, además salpimentado con su fina ironía.

Con pesar,

Sinalefa

4 comentarios:

Natalia dijo...

Pase por acá... les dejo muchos saludos!!!
Los invito a mi blog, soy diseñadora.
Saludos de nuevo!!

Anónimo dijo...

Amiga ¿Cuál es la dirección exacta del Café de la Esquina?

DAVIJANTE dijo...

entiendo ke volodia fue un buen intelektual komo pokos en el pais.
su postura politika no la komparto, de igual manera en ke no komparto en lo absoluto kon los fachos.
pero por ahi lei un artikulo de un tipo muy cerkano a volodia ke no lo dejaba muy bien parado. Es de mal gusto pelar a los ke ya hicieron historia en esta tierra, pero de igual manera pienso ke un ser humano tiene virtudes y defektos,no olvidemos akello, y ke por eso mismo nos hace admirable el hecho de ke apesar de ke friamente, no somos mas ke karne y huesos algo dejamos para bien o para mal en esta vida pasajera.

Laura dijo...

La dirección del café no es exacta porque no tiene un número que calce con el resto de la cuadra. El lugar que ocupa está en la esquina de las calles Rosal y J.V. Lastarria. La entrada no puede verse en cualquier momento ni por cualquier paseante. Es como atravesar un espejo: hay que buscar con cuidado el sitio que permite abrirlo y pasar a través de él.