martes, 8 de abril de 2008

Close up





Sobrenado en el mar de noticieros que domina las pantallas. Aunque no tengo suficiente tiempo para desarrollar el tema como debería, tampoco quiero parecer indiferente. Todo sería muy loable si no se supiera que el Dalai Lama es una figura mediática, recorre el mundo, se le conceden premios, cuenta con el apoyo total del dueño del planeta. Justo ahora, cuando la pujante China, esa que inunda los mercados mundiales, crece y se multiplica, es la sede (aceptada por todos en su momento) de los juegos olímpicos. Es el momento preciso de asestarle un golpe que haga menguar su poder. Esgrimir el tema potente de los derechos humanos, el must. Ya sabemos a quien le interesa sobremanera, quien está detrás de la "independencia" de Kosovo, de la muerte de Sadam Hussein por haber atentado contra los derechos humanos de sus connacionales, por tener armas prohibidas por el mismo dueño de marras, claro él también las tiene y las proporciona a sus gobernantes amigos, mientras lo sigan siendo. Claro, no es el momento de preocuparse de la situación de países africanos donde la cuota de horror sobrepasa lo imaginable.


Tampoco nadie menciona que las numerosas etnias dentro de la gran China pudieran estar sufriendo algún tipo de discriminación. Por ahora no interesa, porque no se han calculado los posibles dividendos. Tampoco se ve claro que sirva de algo apoyar la autonomía del país vasco, el asunto ése se ve bastante turbio porque tampoco habría dividendos, aparte del posicional. Además, el terrorismo le resta apoyo popular internacional.
No importa para nada que en Guantánamo el chupasangre internacional haga caso omiso de los famosos derechos, que en su territorio legal tampoco aplique restricción a torturas y otras menudencias, que Inglaterra ocupe Gibraltar y las Islas Malvinas. No, claro, esos son pelos de la cola que no hacen noticia más que en los países abusados.


De manera que el bombo lo tiene ahora el Tibet y ha recorrido el mundo en forma eficazmente organizada, mientras se soban las manos las cadenas hoteleras, agencias de viaje, amén de otras organizaciones (aparte de las más obvias).

1 comentario:

emilia dijo...

laury
porfa pegame los comentarios de mi trabajo en mi blog